Inteligencia:

Y no es precisamente que el líder deba ser un experto en todas las materias involucradas o en las tareas que debe realizar para lograr el objetivo, más bien, debe tener la capacidad para identificar e integrar a los expertos que aportarán el conocimiento especializado. Asimismo, es importante trabajar en la inteligencia emocional, que significa saber reconocer y gestionar emociones, comportamientos, percibir y observar claves de la conducta en grupo, esenciales para el liderazgo.

Conocimiento:

El líder conoce todas las herramientas, se gana el respeto, la confianza y admiración de la gente que dirige, es un interlocutor amistoso que respetan porque sabe dirigir y trabajar.

Entusiasmo:

Un líder es reconocido porque siempre busca lograr los objetivos con la mayor emoción y perseverancia; es proveedor de entusiasmo para sus seguidores; es quien ve las situaciones de la manera más positiva y en donde los demás encuentran obstáculos, él logra hallar oportunidades.

Experiencia:

El líder cuenta con una larga lista de aciertos, pero también de desatinos, que lo han llevado a conocer sus debilidades y superarlas. Por ello, cuenta con las herramientas para apoyar a su equipo y recomendarles por cuál camino es más seguro para llegar al éxito.

Comunicación:

Al momento de hablar, los líderes saben cómo hacerlo y dicen lo que la gente necesita escuchar, de forma entendible, cercana y veraz. Un buen discurso, con las palabras precisas, los conceptos bien planteados, puede cambiar completamente el futuro de un empleado y el rumbo de trabajo de una empresa.

Acción:

Cuando ya se cuentan con todas las características que conforman un liderazgo eficaz, es el momento de ponerlo todo en práctica; un líder no es quien tiene todas las herramientas, sino aquel que las utiliza no sólo para su beneficio, sino para el bien común.

Contenido relacionado

1 June 2022 7:26 am

Cómo registrarte en un partido en Panamá

Blogs

brand
brand
brand
brand